Analytics

miércoles, 7 de octubre de 2015

Hojaldres de canela

Imagen propia
Hace unos días, mami trajo un dulce a casa que estaba muy bueno. Sabíamos que era típico de Lleida porque lo hemos visto en varios sitios, pero no sabíamos su nombre, por lo que no podía buscar la receta. Pero la verdad es que me apetecía hacer pruebas, ultimamente más que cocinar, hacemos la comida... así que ya que tenía un rato me puse a "inventar" a ver qué salía.

El dulce parecía un hojaldre finito, así que cogí como base esta receta de masa quebrada. Tamicé 200 gramos de harina, 30 gramos de azúcar moreno, una cucharadita de canela y la piel de medio limón (como dicen los que saben de esto, sin coger la parte blanca ;) ) triturando durante 15 segundos a velocidad progresiva 5-10. A continuación eché 100 gramos de mantequilla (fría, recién sacada de la nevera) y 50 gramos de agua. Mezclándolo todo durante 15 segundos a velocidad 6.

Para poder trabajar la masa mejor, primero la tuve en la nevera durante media hora. Luego, la extendí bien, lo más fina que pude y una vez extendida, espolvoreé azúcar por encima, pasando luego el rodillo para que se incrustara  la masa.

Y por último, la iba cortando con unos moldes de galletas y friendo. Preferí usar aceite de girasol por tener un gusto más suave, ya que como ven la receta tampoco es que tenga una combinación de sabores explosivas y no quería que el aceite les hiciera sombra. Al sacarlos de la sartén volvía a espolvorear azúcar...

Desde luego no sabían igual que el dulce original, pero estaban muy buenos. Además me gusta esta receta porque se presta a prepararla con niños, así que ya tengo una idea más para dentro de unos meses ;) Lleva muy poco tiempo de preparación y a los niños les encanta jugar con la masa. Uno de mis sobrinos, por ejemplo, cuando venía a casa no había forma de convencerlo para hacer otras cosas, el quería hacer crespillos... le encantaba. De hecho, ya hasta traía moldes de su casa cuando nos venía a visitar (vivíamos en islas distintas). Igual pruebo a hacerlos al horno, ya que es mucho más seguro si hay niños cerca...

Por cierto... los dulces eran Orelletes, y aquí tienen una receta.